Les cultures indígenes andines de Tiwanaku a Cuzco

  • 22-10-1998 - 31-01-1999
Cuando en octubre de 1960 el Museo de Prehistoria recibió la colección donada por el entonces Cónsul de la Republica Argentina en Valencia Sr. D. Rubén A. Vela. Valencia adquiría un depósito de materiales muy representativo de lo que fue la prehistoria Boliviana en un periodo que abarcaba mas de 15.000 años, y que recogía piezas arqueológicas de buena parte de sus culturas locales, tan íntimamente relacionadas con la Amazonia, la sierra andina central y las regiones del norte chileno y noroeste argentino.
La colección Vela (así se llamó y se la reconoció durante mucho tiempo) cuenta con 929 piezas a la que pertenecen casi en un cincuenta por ciento instrumentos líticos prehistóricos en su mayoría procedentes de Viscachani, provincia de Oruno (Bolivia).
La aparición de las primeras sociedades neolíticas en Bolivia portadoras de cerámica, puede datarse hacía el primer milenio antes de Cristo, y estuvieron desarrolladas a partir da una doble tradición cultural una procedente de la cuenca Amazónica, representada por grupos Arawak, otra centro andina, que aglutinaría las culturas megalíticas y de túmulos de la región de Oruro y Valles de Cochabamba. En cada una de estas dos tradiciones se insertan las culturas de El Palmar y Cliza, representadas en la colección con sus característicos estilos cerámicos y líticos. A la cultura de Tiwanaku, pertenecen las piezas más emblemáticas de la colección Vela, como el monolito antropomorfo, la cabeza clava de llama, el conjunto de cerámicas, de estilo tiwakanota o los kepus de plata.
Los llamados reinos Collas, que fragmentaron en un auténtico mosaico de poderes locales el antiguo status quo representado por Tiwanaku, generarán unas culturas con rasgos propios y con personalidad bien definida en sus manifestaciones artisticas. De este momento, la colección cuenta con un nutrido número de piezas ceramicas, fiel reflejo de algunas de los pueblos bolivianos que precedieron a los Incas: Kollau, Mollo, Puno, Piñiko o Yura.
Del último imperio expansivo andino, el Tawantinsuyo o Inca, el más impresionante por su expansión, desarrollo y organización en todos los sentidos, hay pocas piezas pero muy representativas de los estilos cerámicos mas usuales y conocidos de los Incas.
La exposición que presenta el Museo de Prehistoria a la sociedad valenciana, y que se expone ahora por primera vez después de varias décadas, muestra, a través de 186 piezas, una porción de las culturas antiguas que se desarrollaron en una de las área nucleares más sugestivas de la América Prehispánica: los Andes centrales y la región del lago Titicaca. Para ello ha contado, además, con piezas prestadas por el Museo Paleontológico Municipal de Valencia y el Museo de América de Madrid.
Back to top