Cova del Parpalló. Gandia. 1930

30-11-1929Lluís Pericot Garcia
Respecto a los hallazgos preferimos transcribir la comunicación que el Subdirector del Servicio y director de las excavaciones en dicha cueva, D. Luis Pericot, remitió al XV Congreso Internacional de Antropología y Arqueología Prehistóricas celebrado en Coimbra en Septiembre de 1930, con el titulo: El Solutrense y el Auriñaciense de la Cova de Parpalló (Gandía, provincia de Valencia).
En 1930 hemos llegado al fondo de la cueva, a 9'5 mts. aproximadamente de la superficie. Hasta los 7 metros, se sigue el yacimiento sin solución de continuidad, lo cual es de extraordinario interés para ver claramente la evolución de los tipos del Paleolítico superior levantino, tan mal conocido hasta ahora.
Provisionalmente pueden agruparse así las capas reconocidas en el yacimiento, en el presente año: 3'5-4 mts., magdaleniense inicial. 4-4'5 mts., auriñaciense superior con puntas de muesca (capsiense medio); restos solutrenses. 4'5-5'25 mts., solutrense con puntas de pedúnculo y aletas. 5'25-6':25 mts, solutrense con puntas de hoja de laurel y puntas con la cara inferior sin retoque. 6'25-7 mts., auriñaciense superior, presolutrense, hojas de dorso rebajado, un cráneo humano. Debajo de 7 mts., auriñaciense medio(?), pobre. Entre los 4 y 4'5 mts, aparecieron más de 200 puntas auriñacienses de muesca del mismo tipo del que encontramos ejemplares en Grimaldi y en algunas cuevas del Sudeste de España y en las que nos fundamos para clasificar esta capa como del auriñaciense superior.
De alto interés son los niveles solutrenses, en los inferiores aparecen puntas de hoja de laurel y de sauce, (...) en las superiores apareció el tipo de punta con pedúnculo y aletas, que parece una evolución local curiosa, derivada de los tipos clásicos. La industria del hueso va poco a poco decayendo, siendo menos abundantes los punzones y variando algo los tipos. En el magdaleniense inicial se dan semejantes a las de la capa inferior de la estación francesa de Le Placard. La fauna (...) comprende especialmente cérvidos en enorme proporcición, caballo abundante, toro, alguno de grandes dimensiones, y otras especies menores. Abundan mucho las conchas de pecten. En cuanto al cráneo humano hallado en el nivel auriñaciense, (...) se halla incompleto y parece pertenecer a una mujer joven (...) que sin apartarse de la especie humana actual, algunos pequeños detalles le dan aspecto arcaico.
De gran interés es el arte, que ha continuado con muestras semejantes a las de fa campaña anterior: un gran número de plaquitas de caliza grabadas, de tamaño que varía de 5 a 43 cm de longitud máxima. Los dibujos son geométricos: cuadriculado, signos ramiformes, motivos curvilíneos, etc., o bien animales, siluetas por lo general toscas, a veces indescifrables, de ciervos, cabras, caballos y toros (...) Muchas de las plaquitas muestran huellas de pintura negra, roja o amarilla y fragmentos de animal pintado con la silueta reseguida en grabado; sólo una plaquita ha conservado completa la imagen de un ciervo, al parecer, pintado en negro, perteneciendo al auriñaciense superior.
«...la cultura de Parpalló que no se encuentra aislada, es la más típica manifestación de una insospechada extensión de civilizaciones septentrionales por la costa mediterránea española.»"

(La labor del Servicio de Investigación Prehistórica y su Museo en el pasado año 1930: 9-14)
Back to top