La Atalayuela.

19-08-194627-08-1946
Yacimiento muy expoliado por los vecinos, por lo que se sacó y se cribó la tierra removida. Pequeña extensión, denominada por los arqueólogos como "caserío". Plata oval, con eje orientado N-S, de unos 14 metros de largo por 7 de ancho (de media). Posible alineación de piedras en el borde Oeste y al Este, mientras que ni en el Sur ni el Norte quedan restos de los muros. Se han encontrado de igual forma hoyos de poste, en casi toda el área del despoblado. Se han encontrado en ellos restos de carbón de pino, que indican que los postes de pino ardieron en su sitio, mientras que otros cayeron. La cubierta debió componerse de ramas y barro, a juzgar por las pellas de éste con improntas y ramas carbonizadas halladas. Se descubrió un hogar con restos de cenizas y piedras en semicírculo, y un conjunto de losas paralelas cuya atribución sería la de conducción de aguas. Unas veces en el suelo aparece un enlucido, que hace pensar en enlosado, pero en otras bajo tal enlucido se encuentra cerámica quemada. Aparece un estrato rojizo y otro gris, en muchos casos mezclados y con cantos. Conclusión del autor: el caserío sufrió diversas reparaciones o reconstrucciones y acabó incendiado.
Material: restos de sílex sin retoque pero con marcas de uso, una moledera barquiforme, una sierrecilla de pedernal de las supuestas de hoz y un hacha pulimentada. En hueso: un punzón que conserva en la base parte de la articulación, y fragmentos de otros más pequeños. Un colmillo de jabalí de perfil incompleto que recuerda a una figura humana y parece un idolillo. Cerámica: tiestos de piezas lisas, algunas de poco tamaño, algunas pareces espatuladas, otras con asas pertenecientes a un cuenco grande o puchero, fragmentos de borde cuencos junto al borde con mamelones, dos medianas piezas acampanadas con agujeros como de criba (para la confección de queso), restos de un botón de modalidad rara. Las piezas de cobre: una alabarda de cobre o bronce, otra de tamaño más estrecho, un puñalito de perfil triangular, pequeños fragmentos de metal, un puñal y puntas de flecha de tipo foliáceo.
(La Labor del SIP y su Museo en el pasado año, 1949;107- 110).

Adscrito por el autor a época eneolítica-argárica. 
Back to top